Viaje Danza Guinea Conakry – Opiniones Viajer@s 6


¡Descubriendo África bailando!

Un viaje danza en Guinea inolvidable y maravilloso!!

Muchísimas gracias a tod@s por esta experiencia increíble!!!

Wontanara!!

Viajer@s en Guinea con la familia Soumah y el Ballet Oiseau Blanc de Guinée

Viaje Danza 2019

Viaje Danza 2018

Próximamente 3ª Edición: Semana Santa 2020 en Guinea Conakry


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 ideas sobre “Viaje Danza Guinea Conakry – Opiniones Viajer@s

  • Camila Pinzón Mendoza

    Este viaje es tremendo, vital, absolutamente transformador e inolvidable. Está muy bien pensado para que así sea; en mi opinión tiene dos puntos fuertes:
    1). Durante los 10 días estás bailando y aprendiendo (danza y percusión) con los mejores artistas del país. Incluso cuando no estás dando clase siempre estás rodeada de música, cantos y bailes.
    2). Todo el equipo de Guinea es absolutamente maravilloso. No he conocido personas más cariñosas y cercanas. Para mí el convivir y compartir con ellas y ellos, además de las clases, fue LA MEJOR parte del viaje.
    Además hay excursiones y planes que van surgiendo por el camino como espectáculos, bodas y eventos que la adentran a una un poco más en su realidad tan interesante. El lugar donde nos quedamos es muy cómodo y bonito, y la comida era realmente muy buena, se adaptaron a mis necesidades vegetarianas sin ningún problema y con mucha disposición. Me trataron siempre con el mejor cariño, cuidado y respeto. Estoy profundamente agradecida con toda la familia guineana, con Ahmed y con Rebeca por tremenda experiencia. Pienso repetir todos los años. GRACIAS.

  • Leti

    Ha pasado una semana y mi corazón sigue en Guinea. Ha sido un viaje lleno de experiencias preciosas, los profesores, músicos, compañeras y todos los que han colaborado han creado un ambiente muy especial. Todo el esfuerzo y la ilusión se han apreciado. Dar las gracias a Rebeca y Amhed por haber hecho realidad este viaje. Saludos!!

  • Nuria Otero de Juan

    Increíble experiencia el viaje a Conakry. 24 horas de música, baile y alegría compartida con las compañeras y locales. Equipo maravilloso. La convivencia es lo más enriquecedor. Un aprendizaje constante que te hace volver con una perspectiva diferente de la vida. Una oportunidad para conocer África y sus costumbres rodeada de gente maravilla. Fui sola, no conocía a nadie y tenía muchos miedos infundados. Ahora puedo decir que lo mejor que he hecho nunca ha sido apuntarme al viaje. Si puedo, repetiré.

  • Daniel

    Una oportunidad impresionante de pasar 2 semanas con una familia de artistas de música y danza guineana y un grupo de españoles maravillosos. Los recuerdos que me he llevado son impagables, y mi baile mejoró 200%!

  • PIlar Sanz-Pastor

    Este viaje ha sido una experiencia tan increíble para mí que quiero compartirla, y si ya de paso animo a alguien para el año que viene, mejor que mejor😊 Yo lo recomiendo 1000% y repetiré seguro siempre que pueda!
    Ya llevaba tiempo con una inquietud personal acerca de aprender algo más sobre la cultura africana, me llamaba mucho la atención, y buscando algo completamente diferente para Semana Santa, tuve la suerte de dar con este viaje de convivencia y danza con un grupo de artistas (Oiseau Blanc) en Coyah (Guinea-Conakry).

    Particularmente viajar es mi máxima pasión, y eso me ha permitido tener una apertura mental suficiente para dejar cualquier estereotipo de lado. Siempre he sido de intentar relacionarme con extranjeros y aprender de sus culturas, y no he podido volver más enamorada de la gente de Guinea, por la pasión, felicidad y cariño que me transmitieron, pero a la vez con emociones encontradas por el contraste con respecto de la vida a la que estoy acostumbrada, y que sin darme cuenta, daba por hecho que era así, cuando la realidad es que es así para apenas el 1% de la población mundial…allí, cosas antes para mí tan obvias cómo el acceso a agua (potable o no), electricidad, o una simple basura, no son tan evidentes de encontrar, ni existen apenas… pero al fin y al cabo, lo poco o mucho que tenían lo compartían conmigo sin apenas conocerme… no tengo palabras para describirlo ni para agradecerles lo suficiente, son sentimientos que aún he de asimilar y tengo la sensación de que las palabras, muchas veces, no alcanzan a explicar el significado de mis vivencias.

    Desde el momento que llegamos al aeropuerto sentimos la primera impresión con la bocanada del calor húmedo en la cara, y tras recoger todas nuestras maletas sin problemas, llegó la super bienvenida de todo el grupo (a pesar de ser las tantas de la mañana).
    Después de un rato tomamos rumbo a Coyah, recorriendo las calles de Conakry en la furgo de Ouiseau Blanc, aquella ciudad parecía no dormir nunca, y había un tráfico estresante con coches y motos con 4 ocupantes saliendo de todas partes…. en ese preciso momento, acepté que debía dejarme llevar, sin miedo, confiando en el conductor… y entonces, automáticamente, mi cuerpo se relajó de tal manera que disfruté como una niña de esa apasionante experiencia, cantando todos juntos de todo lo que os podáis imaginar, en todos los idiomas que se nos ocurrían, incluso en Susu, (o eso me creía yo que hacía😊).

    Desde aquel momento, seguí con esta idea en la cabeza, fluyendo y observando cada detalle, comunicándome e intentando a prender sobre ellos, día tras día, lo que al principio era un apretón de manos y una tímida sonrisa, se convirtió en un abrazo de esos que te llenan de energía y una carcajada de una mirada de complicidad; mi sensación es que por parte de todos hubo muchas ganas de agradar, de tomar lo que había, de compartir, y de abrirnos a sacar nuestro niñ@ interior.
    Las cosas buenas las aprovechábamos a tope y las no tan buenas entre tod@s le dábamos una solución y sacábamos la ventaja de la situación. Sin conocernos de nada o casi nada, me voy con el sentimiento (y esto suele ser recíproco) de haber creado un vínculo con personas que sé que de algún modo u otro perdurará.

    Todo lo que duró el viaje, no podía quitarles ojo, no me cansaba, me cautivaron con sus ganas, entusiasmo, empeño, insistencia, constancia, creatividad, libertad… son sólo algunas de las muchas virtudes que he podido apreciar en ellos;
    Menuda paciencia tenían, sobre todo conmigo, que mi cuerpo no entendía ( y sigue sin hacerlo pero lo conseguiré chic@s!) que los brazos, las piernas, la cabeza, el pecho, ¡todo! puede moverse independientemente jaja, ¡menudo descubrimiento! El caso es que repetían sin cansancio las veces necesarias para que aprendiésemos los pasos. Repetían sin cansancio hasta, ¡que por fin… algo salió!! Os aseguro que partiendo de cero, he notado un cambio tremendo!
    Observando sus movimientos, su expresión, también entendí, a mi modo de ver claro, que son de algún modo la raíz, el origen de la humanidad. La vida, el Amor, nace allí. Lo sentí y vi muy claro, es un amor diferente a lo que yo solía definir como amor, es puro, enorme, noble, limpio, …un amor con ritmo, vivo, latente, o eso me transmitieron a mí; por mucho que describa mi vivencia sobre cualquier experiencia vivida en este viaje, no deja de ser eso, mi vivencia personal en unas circunstancias únicas, la que ha sentido mi corazón y la que ha procesado mi mente a través de mis ojos y mis sentidos, pero sí que os recomiendo a todos que hagáis como yo, y probéis a salir de nuestro rinconcito, las sensaciones son increíbles!
    Niños y no tan niños 😊 jugueteaban con la música, evolucionando, madurando, liberando su espíritu, potenciando sus capacidades creativas y todo esto, juntos. El compartir con los demás, es algo tan cotidiano y normal que a algunas incluso nos extrañaba al principio. Así es, todos son frères et soeurs, amigos unidos para siempre pase lo que pase. Hay un vínculo especial de cariño y respeto entre ellos. Han crecido juntos, en la calle. Han aprendido a respetarse, apoyarse, quererse y, sobre todo, a mantener limpio ese vínculo que les une, que aún sin ser de sangre, es sólido, noble y leal. Todos son como una gran familia en la que el ritmo de la danza y la música son la sangre que los une.

    En resumidas cuentas y para no haceros más larga la lectura y cansaros ¡Vaya experiencia la que he vivido…! Sin duda, y con diferencia, ésta ha sido la más bonita y especial. Ya lo presentí al juntarme chicas con vosotras en el aeropuerto y al intercambiar sensaciones en la escala de Casablanca, y no me equivoqué. No podría haber imaginado mejores sensaciones como viajera. Gracias a tod@s, españoles y guineanos que habéis formado parte de este stage y a Rebeca y Ahmed por organizarlo y hacerlo posible. Gracias a vosotros he podido sentir la vibración de G.Conakry. Y lo más importante y con lo que me quedo, llegué, percibiendo Amor por todas las esquinas, y así he vuelto, llena y rebosante de Amor. (y sabiendo mover los piececines un poco al ritmo del Djembe, aunque aquí mis queridos Ahmed y Rebeca os queda un duro trabajo por delante😊, para darlo todo al 100% al año que viene😊
    ¡¡¡Un beso enorme a todos, gracias de nuevo!!!